2006/05/02

Descubren que las plantas sienten.

ESTUDIO CIENTIFICO DE LA UNIVERSIDAD DE TURIN Y EL INSTITUTO DE JENA DE ALEMANIA

Revelan cómo las plantas se comunican ante el peligro

Después de 3 años de experimentos llegaron a la conclusión de que perciben las amenazas. Dicen que cuando son atacadas liberan un aroma similar a la lavanda y piden ayuda.


Phaseolus vulgaris.jpg

Marcella Miriello. LA REPUBBLICA. ESPECIAL.

S
i tocamos una planta y le arrancamos una hoja, no parecerá darse por enterada, según afirman los biólogos. Pero si en lugar de arrancarle una hoja se posa sobre ella un gusano hambriento, la planta tratará en este caso de defenderse. Y no sólo eso: tratará incluso de advertir a las plantas vecinas sobre el inminente peligro. ¿Cómo? Comunicándolo, simplemente.

El descubrimiento es de un biólogo de la Universidad de Turín, Italia, que luego de tres años de experimentos científicos llegó a la siguiente conclusión: las plantas "sienten" el peligro y los dientes de quien las devora. La acción defensiva vegetal es repentina.

No bien percibe la saliva del gusano, la planta activa genes que comienzan a producir una sustancia volátil. Una suerte de perfume de lavanda que atrae a las avispas, enemigos mortales de los gusanos. El ejército de salvadoras se limitará a pinchar a los desdichados gusanos, inyectándoles sus huevos. A esta altura, los gusanos ya no tienen más nada que hacer. El fin que los espera es realmente atroz. Cuando los huevos se abren, los gusanos explotan.

Sin embargo, esa sustancia volátil no atrae sólo a las avispas. Su otra función es advertir a las "hermanas vecinas" y, al igual que una cadena de San Antonio, inducirlas a producir, a su vez, el perfume que volverá a llamar a las salvadoras.

Este descubrimiento científico fue publicado en la edición de abril de Plants phisiology, la prestigiosa revista que es también el órgano oficial de la American Society of Plants Biologists (Sociedad Norteamericana de Biólogos de Plantas). A la cabeza de las investigaciones estuvieron dos equipos de científicos. El primero estuvo coordinado por Massimo Maffei, director del Departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Turín, y el otro fue dirigido por Wilhelm Boland, del Max Plance Institute de Jena (Alemania).

La investigación, concentrada básicamente en el frijol de Lima, demostró que las mismas reacciones de defensa se ponen en marcha en el maíz y en muchas otras especies.

Las perspectivas de aplicación son muchas, pero la más importante apunta a descubrir los mecanismos de defensa de las plantas para llegar al uso de sustancias naturales antes de que comience la producción de fitofarmacéuticos.

En Irlanda, mientras tanto, un equipo de estudiosos financiados por el Eden Project, el jardín botánico más grande de Europa, ya está estudiando un sistema que permitirá a las plantas hablar, o, mejor dicho, comunicarse con los hombres.

La idea que figura en la base de este proyecto consiste en convertir las señales químicas en señales digitales , a través de una sofisticada tecnología. Dentro de algunos años podrán ser las mismas plantas las que nos recuerden la necesidad de regarlas o colocarlas en un lugar luminoso .

Pero ¿es que el perejil sufre? ¿O que la albahaca disfruta? La capacidad de las plantas de sentir emociones es algo que sigue envuelto en un manto de misterio.

En los años 70, dos estudiosos norteamericanos conectaron una planta a una máquina de la verdad con resultados sorprendentes. El polígrafo registró de hecho una reacción de miedo en el momento en el que uno de los científicos imaginó la acción de quemar una hoja.

TRADUCCION: Silvia S. Simonetti

Via: Geneciencia
Fuente: Clarin

1 comentario: